Letztes Feedback

Meta





 

Accede ahora al tanatorio más próximo que hay en tu ciudad

El otro día, en uno de los tanatorios, un amigo lamentaba no haber conocido mejor a su padre, que yacía en un ataúd con asas al otro lado del cristal. Realmente, agregó, no tengo ni la más remota idea de quién era. Esta lamentación es recurrente entre los huérfanos mayores de edad. Todo el mundo, cuando el tema ya no tiene remedio, se da cuenta de que está despidiendo a un desconocido al que ama, sí, mas de cuyo mundo interior lo ignora todo.

No sabe cuáles fueron sus intereses ni sus zozobras ni sus miedos. De ahí, en las fechas posteriores al fallecimiento, la búsqueda obsesiva de papeles, fotografías, objetos, cartas o recetas de Valium: cualquier cosa, en fin, de la que se puedan inferir unos apuntes biográficos que vayan más allá de la necrológica amable, para más accede a eltanatorio.info

En la primera temporada de la genial A dos metros bajo tierra hay un capítulo magistral, titulado ‘La habitación del padre’, en el que uno de los hijos descubre que su progenitor pasaba las tardes de un día de la semana en una habitación alquilada a una amiga. Encontrar los tanatorios en elTanatorio.info ahora Qué hacía el padre en esa habitación? Creo recordar que se fumaba un porro sentado en una silla, con los pies sobre la mesa de enfrente. El hijo acude a esa habitación y se sienta en la silla y pone los pies sobre la mesa y se fuma un canuto mientras observa la estancia desnuda, intentando averiguar qué pasaba por la cabeza del padre durante esas horas de clandestinidad. Vi hace mucho tiempo ese capítulo y no lo recuerdo con detalle, pero supongo que volvería a casa desconcertado, preguntándose quién era aquel señor al que llamaba papá.

Sospecho que si el fallecido pudiese preguntarse también quién fue, sufriría una perplejidad semejante a la del hijo. ¿Lo que hemos hecho nos define más que lo que hemos imaginado?

20.8.17 02:45, kommentieren

Werbung


Busca el tanatorio más próximo en tu ciudad con esta web

El otro día, en uno de los tanatorios, un conocido lamentaba no haber conocido mejor a su abuelo, que yacía en un ataúd con asas del otro lado del cristal. En realidad, añadió, no tengo ni idea de quién era. Esta lamentación es recurrente entre los huérfanos mayores de edad. Todo el planeta, cuando el tema ya no tiene antídoto, se da cuenta de que está despidiendo a un desconocido al que ama, sí, pero de cuyo planeta interior lo ignora todo.

No sabe cuáles fueron sus intereses ni sus zozobras ni sus miedos. De ahí, en las fechas siguientes al fallecimiento, la búsqueda obsesiva de papeles, fotografías, objetos, cartas o bien recetas de Valium: cualquier cosa, en fin, de la que se puedan deducir unos apuntes biográficos que vayan más allá de la necrológica afable, para ver más mira en eltanatorio

En la primera temporada de la genial A dos metros bajo tierra hay un capítulo magistral, titulado ‘La habitación del padre’, en el que uno de los hijos descubre que su progenitor pasaba las tardes de un día de la semana en una habitación alquilada a una amiga. De forma veloz, halla un tanatorio cerca de tu localidad Qué hacía el padre en esa habitación? Creo recordar que se fumaba un canuto sentado en una silla, con los pies sobre la mesa de enfrente. El hijo asiste a esa habitación y se sienta en la silla y pone los pies encima de la mesa y se fuma un canuto mientras observa la estancia desnuda, intentando averiguar qué pasaba por la cabeza del padre durante esas horas de clandestinidad. Vi hace un buen tiempo ese capítulo y no lo recuerdo con detalle, mas supongo que volvería a casa desconcertado, preguntándose quién era aquel señor al que llamaba papá.

Sospecho que si el muerto pudiese preguntarse también quién fue, sufriría una perplejidad semejante a la del hijo. ¿Lo que hemos hecho nos define más que lo que hemos imaginado?

20.8.17 02:35, kommentieren

Werbung